URGENTE! FormarNos para formarLes

 

 

Hoy en día está en boga un término que la sociedad ha dado en nombrar emergencia educativa, y cualquier persona relacionada con la educación estamos al tanto de ello… sea lo que sea que eso signifique. Cada uno le da su propio contenido, según sea el punto de vista que sustenta: que si a los profesores les falta preparación, que si los papás renuncian a educar y dejan todo a la escuela, que si los niños y jóvenes de hoy no tienen interés en aprender nada, que si el gobierno no apoya como debería la educación, que si la reforma… En fin, explicaciones y excusas hay muchas, pero el problema ahí sigue: no importa qué método usemos, la educación es una tarea compleja. Aunque los factores que hoy influyen en esta complejidad tienen casi una omnipresencia a través de los medios de comunicación, que ejercen una influencia decisiva en la cultura actual.

Les-Choristes-7-270

Ante la pregunta de qué puede hacer la escuela para que niños, jóvenes y adolescentes no se sientan abrumados por la información, un interesante ensayo[1] hacía la siguiente reflexión: “mucho, pero este mucho está más relacionado con la capacidad de la escuela para ayudarles a dar sentido al mundo en el que viven que a la utilización  de más tecnologías de la información. Porque hay muchas otras cuestiones que configuran el tiempo en que vivimos (…) que representan retos tan o más importantes para la educación que la necesidad de enseñar al alumnado a seleccionar, analizar, interpretar comprender y elaborar información, utilizando los recursos disponibles…”

En este sentido, contrario a la carrera de velocidad que muchas veces los educadores sentimos que corremos en contra de las tecnologías de la información y los medios de comunicación, en realidad lo importante no es utilizar a la perfección cada nueva herramienta que estos lanzan, sino formarNos un criterio adecuado para su uso, con el cual podamos discernir cuando, cómo y por qué utilizarlas, y cuándo, cómo y por qué no hacerlo. Aprendiendo como educadores a formar nuestro criterio en este sentido, también seremos capaces de ayudar a que los niños y jóvenes formen el suyo y cumplir con la verdadera tarea educativa que subsiste a través de los tiempos: ayudarles a formarse como personas.

Ante la aparente apatía y búsqueda de facilidades que parece una actitud crónica, “se precisan profesores con una profunda capacidad de aprendizaje, un amplio conocimiento del desarrollo humano y una predisposición para la interacción con los estudiantes utilizando los medios más variados, (estableciendo) un diálogo que pase por la mutua comprensión y por un serio acercamiento cultural para intentar reducir la doble vida de los jóvenes y adolescentes. Un diálogo que alivie la  esquizofrenia “clase- calle” que sufre gran parte de la juventud y adolescencia occidentales. (En este sentido) la necesidad de formación se extiende y amplía a todos los implicados directamente en el proceso educativo formal: formadores, administración y familias.”

En este mes de mayo que se caracteriza por recordar la importancia de dos agentes decisivos en la educación: mamás y maestros,  queremos que quede patente la invitación a que, siendo cada día más conscientes de nuestra misión educativa, nos actualicemos en la medida de nuestras posibilidades sobre el uso de los medios de comunicación y tecnológicos, pero sobre todo nos mantengamos en permanente formación y auto- evaluación de nuestras competencias y capacidades de juicio y pensamiento crítico para ayudar a nuestros niños, adolescentes y jóvenes a asumir los grandes retos que les presenta la época actual para que, aprovechándolos, puedan crecer como personas de bien para su sociedad.


[1] Alonso Cano, Cristina. Encerrados con un solo juguete. La infancia y la adolescencia del siglo XXI. Educar en la sociedad de la información/ Universidad de Barcelona. Ed. Desclée de Brouwer, Bilbao, 2001

 

NOTICIAS AFM

  • 16 de mayo- Con el objetivo de intercambiar puntos de vista y recoger experiencias sobre el derecho de las audiencias contemplado en el Artículo 6to. de la Constitución recientemente aprobada, así como perfilar los alcances de la autorregulación de los contenidos que recibe el público a través de los medios, la semana pasada convocamos al Segundo Foro por la Calidad de los Contenidos en el marco de la Reforma al Sector de las Telecomunicaciones, que en esta ocasión se refirió al tema “El derecho de la audiencia, los mecanismos para su protección y la autorregulación”. Ver más>>

 

 

 

 

RECOMENDACIONES AFM 

En cartelera te recomendamos ” El Reino Secreto” , una película para toda la familia.

“En la vida las mejores ideas vienen de las propias vidas cotidianas, verdaderas y auténticas.” Colin Brady

Colin Brady es un dibujante y director de cine estadounidense que ha trabajado para compañías importantes del mundo de la animación como Pixar e Industrial Light & Magic. Entre sus trabajos se cuentan Toy Story, Toy Story 2, A Bug’s Life, Men in Black II, Lemony Snicket’s A Series of Unfortunate Events y muchos otros.

Usted ha trabajado para Pixar, empresa que define “la calidad como una parte central del propio plan de negocios (business plan)”. ¿Puede explicar el concepto?

Creo que la filosofía de Pixar sigue siendo la misma, aunque ya no trabajo allí. Lo que distingue sus productos es la meticulosidad con la que trabaja todo el equipo. Pueden llegar a invertir grandes recursos económicos y de tiempo, siete años o más, hasta que el producto realizado se considera perfecto para mostrarlo al público. La demostración concreta está en los beneficios, no sólo económicos, obtenidos con la misma cantidad de dinero invertida. Otro aspecto peculiar es que quien dirige la producción de una película sigue los consejos de todos los que intervienen. Creo que el secreto esté precisamente en la sinergia que se instaura entre la escucha recíproca y el trabajo colectivo de todo el equipo. Aquí reside su fuerza.

¿Por qué piensa que se ha convertido en una tendencia hacer películas de animación dirigidas a la familia?

La animación habla a muchas personas. Es un modo más abstracto, pero también es más fácil para una persona identificarse con un rostro sonriente, dos puntos y el trazo de una sonrisa, más que un actor, que puede gustar o no. La animación se caracteriza por su reclamo universal. Además, con estos productos es también más fácil crear materiales para marketing como sucede con la comida “happy meal” del McDonalds, dedicada a personajes específicos de las películas que están en las salas. Por tanto, las películas de animación o de dibujos animados tienen la ventaja de permanecer impresas con una duración de tiempo mayor, tanto en el cine como en la televisión.

En “Los Increíbles”, ¿hay un modelo particular de familia que ha inspirado a los creadores? ¿Cuáles son los valores que se muestran?

He hablado varias veces con el director de producción de “Los Increíbles”. Pienso que en la vida las mejores ideas vienen de las propias vidas cotidianas, verdaderas y auténticas. Puedes transmitir bien sólo lo que sabes y vives cotidianamente. La experiencia de cada persona en familia es trasmisible y universal. Cuanto más se basa una persona en sus propios recuerdos o en las propias experiencias personales, introduciéndolos en la película, mejor es el resultado. Creo que así ha hecho Brad Bird en “Los Increíbles”, partiendo de su familia como modelo de inspiración. La inspiración, el talento, hay que verlos desde la perspectiva de servicio a los demás: no basta lamentarse sino ofrecerse y ponerse a disposición de la familia. Sobre todo darse a sí mismo cuando los familiares no lo piden.

 

Leer completo >>

Escrito por Carla Ferraro

Artículo publicado en Family and Media.

Resumen digital: Reforma en Telecomunicaciones

Te compartimos la cronología sobre la Reforma en Telecomunicaciones  y el como hemos incidido por parte de la Voz del Público para que el concepto de derecho de audiencia y los mecanismos para su protección se incluyan en las leyes secundarias.

Les compartimos las versión de revista Digital    y la versión en PDF para imprimir. REORMA

 

Galería de fotos.

Todos queremos mejores contenidos.

info cómo firmar2

¡Este 10 de mayo que te consientan con lo mejor!

 

 

 

 

propuesta 10may

Consulta los estrenos, películas en cine en casa y programación  en nuestro OBSERVAMEDIOS.COM 

 

 

 

¡Para tí mamá, los mejores comerciales!

Ha llegado el día en que festejamos a nuestras mamás, el 10 de mayo, ¡Feliz día de la Madre! .

Así está estipulado desde hace mucho tiempo en que se les dedica este día. Todos sabemos que festejar a mamá, no es cosa de un día, es cosa de toda la vida.

 

Para ti mamá los mejores comerciales que ilustran de diferentes formas lo grande que es ser madre.

 

¡Feliz día!

Soriana

 Marías Gamesa

COCA-COLA

Movistar

 El amor de mamá P&G

¡Pobres niños del 2013! Por Álvaro Cueva

Ser niño en 2013 es encender la tele y ver a Laura Bozzo enseñándole a unos chiquitos a mover la pélvis al ritmo del baile del “perreo” porque ésa es la mejor manera de complacer a sus padres.

Ser niño en 2013 es poner la televisión y aprender albures con la payasita Rayita de Abajo y entender que hay que bailar como teibolera, al estilo de Lore Lore, para triunfar en la vida.

Ser niño en 2013 es toparse, en la tele, con adultos que se disfrazan de niño y que cuando lo hacen, además de que se ven ridículos, hablan como estúpidos, porque en este país los niños son chistosos, se ven ridículos y porque, al parecer, en México, son estúpidos.

Ser niño en 2013 es mover las nalgas en programas como Pequeños gigantes, encuerarse en emisiones como Sabadazo y ser carne de cañón de intereses políticos como en el video de losNiños incómodos.

Ser niño en 2013 está del asco. Solo importan para efectos de consumo.

Y cuando hablo de efectos de consumo lo hago en los dos sentidos, como personas que lo único que pueden hacer es comprar juguetes, discos y souvenirs, o como hombres y mujeres que son expuestos para que otros los “compren”.

¡Pobres niños de 2013! No saben lo que es sentarse frente al televisor y mirar, en cadena nacional, algunas de las más grandes estrellas de México protagonizando cuentos como los deTeatro fantástico.

No saben lo que es pasar una tarde en compañía de Adriana de Castro mirando los dibujos animados de Caritele.

Jamás cantaron las canciones de Topo Giggio, jamás aprendieron sintonizando Odisea burbujas, jamás conocieron al Tío Gamboín, a la Calaca Tilica y Flaca, ni a los personajes de El tesoro del saber.

No saben lo que es llegar de la escuela y comer mirando Plaza Sésamo, a Cepillín o a El Duende Bubulín. Ni siquiera pueden hablar de lo mismo.

Los niños que tienen cable o antena directa al hogar hablan de programas específicos, de señales muy de nicho, que no necesariamente son los que miran sus amigos o sus compañeros de la escuela.

Los que no tienen televisión de paga, lo único que pueden ver son noticiarios, programas de espectáculos y talk shows. Nadie trabaja para ellos y los que lo hacen, transmiten en horarios que no son los importantes, que no son los de los niños.

Y si nos vamos a internet, lloramos. Cada vez hay menos niños videoblogueros y los pocos que quedan, lo que suben, son sketches de asaltos, de secuestros y de hombres golpeando mujeres.

Mañana será Día del Niño y me preocupa mucho la relación que hay entre nuestros niños y la tele, porque lo que vemos cuando vamos al kínder, a la primaria y a la secundaria, nos guste o no, sea bueno o sea malo, nos marca.

Yo pertenezco a una generación que, hasta el día de hoy, suspira cuando escucha las canciones de Timbiriche, que recuerda con cariño programas como Chiquilladas y que ama profundamente a creadores como Silvia Roche (Mucho ojo).

¿Con qué van a suspirar los niños de hoy dentro de 30 años? ¿Con los gritos de Laura Bozzo? ¿Con los bailes eróticos de El gran show de los peques? ¿A quién van a amar profundamente? ¿A los responsables de Parodiando y Extranormal?

Y no, no se confunda. Yo no estoy diciendo que el pasado fue mejor, que lo de antes era perfecto ni estoy votando por el retroceso. Estoy diciendo que hoy, el papel que nuestros niños están jugando en la tele es alarmante.

¿Y por qué es alarmante? ¿Acaso porque soy un mojigato que preferiría que la pantalla se utilizara para dar clases de catecismo?

No, es alarmante porque es el reflejo de lo que está pasando más allá de la televisión.

Sí, es horrible que Laura Bozzo exhiba a unos niños moviéndose como sexoservidores, ¿pero qué pasa cuando los que los exhiben así son sus padres?

¿Qué pasa cuando personas ajenas a nuestras televisoras suben videos de sus hijos encuerados y bailando como si se rentaran por kilo? ¿Por qué ahí nadie dice nada?

Y ni modo de echarle la culpa a Elba Esther Gordillo. Y ni modo de echarle la culpa a uno o a dos empresarios.

México es potencia mundial en pederastia, somos el paraíso del turismo sexual, capital de la trata de personas, de la trata de niños.

Y nosotros, en lugar de reconocerlo y de combatirlo, alentamos a nuestros hijos a que hagan cosas cada vez peores, los festejamos cuando pierden su dignidad y, en el caso concreto de la televisión, les hacemos porquerías y los sentamos a ver cochinadas.

Sí, hay excepciones, desde campañas muy lindas como Elige estar bien contigo de Televisa y producciones maravillosas como Club Disney de Azteca hasta los cada vez más modestos esfuerzos de nuestros queridos canales públicos como Once Tv México y Conaculta Canal 22.

Pero aquí está pasando algo y yo tengo miedo porque un país que no piensa en sus niños es un país que está firmando su sentencia de muerte.

¿A poco no?

 

http://www.milenio.com/cdb/doc/impreso/9179094