1er Foro de Análisis sobre la Calidad de los Contenidos

A FAVOR DE LO MEJOR REALIZA 1er FORO DE ANÁLISIS SOBRE LA CALIDAD DE LOS CONTENIDOS EN LOS MEDIOS, EN EL MARCO DE LA REFORMA EN TELECOMUNICACIONES

 

foto foro 

México DF, a 22 de marzo del 2013.

La ciudadanía debe ser, la legítima beneficiaria de los bienes públicos concesionados a particulares.

Por ese motivo ha comenzado una serie de Foros y encuentros que busquen motivar a la reflexión, análisis y estudio pero sobre que desemboque en acciones concretas en esta Reforma de Telecomunicaciones, que como vemos traerá nuevos actores, organismos y leyes secundarias que deben garantizar la Libertad de expresión, el derecho a la información y la calidad de contenidos.

Con la finalidad de proponer un diálogo nacional en la opinión pública sobre la necesidad de incluir estos temas,  se llevó a cabo el “Primer Foro sobre la Calidad de los Contenidos en el marco de la Reforma en Telecomunicaciones”.

Durante el encuentro, reconocidos académicos, especialistas, y miembros de la sociedad civil propusieron que la generación de contenidos, de cara a posibles licitaciones de medios masivos, sea un tema prioritario en la discusión de los legisladores.

“Los congresistas son los más obligados a asumir este reto y a afrontar que la legislación que hoy se revisa quedaría trunca en su propósito, al atender sólo los aspectos de competencia, certeza jurídica, cobertura de servicios, y dejar sin resolver el fondo cultural de los contenidos, que es el servicio más descuidado hasta el día de hoy”, destacó Francisco González, Presidente Ejecutivo de la Asociación A Favor de lo Mejor.

“Debemos darnos cuenta de la oportunidad que tenemos todos los mexicanos de hacer una presión para que esta ley no deje las puertas como están, sino que represente  realmente una mejoría de la programación, de los canales  que ya existen, así como de las nuevas cadenas que existirán en el futuro… las experiencias internacionales muestra que el país que tiene mejor tv del mundo, gran Bretaña con la BBC, no es una cadena precisamente cultural, donde pasen mesas redondas de intelectuales o conciertos, no, es una cadena donde se hace un entretenimiento con más altura artística, ellos saben que el entretenimiento es un campo importante para afinar el gusto del televidente, y creo que ahora las claves para lograrlo, es una de las q señalan aquí en este punto de la iniciativa de la ley, es  considerar al público como individuos y no masas”, afirmó el escritor Enrique Serna.

Por su parte la Dra. María Antonieta Rebeil,  directora del Centro de Investigación de la Comunicación Aplicada, demostró  fruto de investigaciones multidisciplinarias la influencia que tienen algunos contenidos  de los medios, principalmente en públicos vulnerables cómo los niños y por ende su importancia en hablar de estos temas en el marco de la Reforma de Telecomunicaciones.

El primero de varios foros que esperan que se incluyan en la Reforma normas de calidad claras que motiven también el talento y el impulso de nuevos creativos, lineamientos de autorregulación, pero sobre todo un reforzado Derecho de audiencia que conlleve a la construcción de  un público crítico que merece y reciba mejores contenidos de los medios.

Un Debate Nacional para elevar la calidad de los contenidos en los medios, en marco a la reforma en Telecomunicaciones.

SONY DSC

Con la finalidad de proponer un diálogo nacional en la opinión pública sobre la necesidad de incluir la calidad de los contenidos de los medios de comunicación en el marco de la Reforma en materia de Telecomunicaciones, se llevó a cabo el “Primer Foro sobre la Calidad de los Contenidos en el marco de la Reforma en Telecomunicaciones”.

Actualmente sólo 38 % de la programación de la televisión abierta se supervisa y más del 50% de la programación que se oferta está fuera de la clasificación otorgada por la ley.

Durante el encuentro, reconocidos especialistas, juristas, académicos y miembros de la sociedad civil propusieron que la generación de contenidos, de cara a posibles licitaciones de medios masivos, sea un tema prioritario en la discusión de los legisladores, sobre la iniciativa que presentó el Presidente Enrique Peña Nieto.

“Los congresistas son los más obligados a asumir este reto y a afrontar que la legislación que hoy se revisa quedaría trunca en su propósito, al atender sólo los aspectos de competencia, certeza jurídica, cobertura de servicios, y dejar sin resolver el fondo cultural de los contenidos, que es el servicio más descuidado hasta el día de hoy”, destacó Francisco González, Presidente Ejecutivo de la Asociación A Favor de lo Mejor.

Es momento de establecer una discusión abierta y fijar posiciones en materia de contenidos.  Habrá que superar la velada y cómoda posición de evitar entrar a fondo en esta temática, incluso los que rehúyen de analizar la relación entre Derecho a la Información, Libertad de Expresión y Calidad de los Contenidos.

Durante el encuentro se resaltó que de acuerdo al Observatorio de Medios de A Favor de lo Mejor, actualmente sólo el 38%  de la programación de la televisión abierta se supervisa y más del 50% de la programación que se oferta está fuera de la clasificación otorgada por la ley. Asimismo, de los programas supervisados sólo se respeta el 20% de la clasificación y es regularmente en horario después de las ocho de la noche.

Además, ninguna de las telenovelas transmitidas antes de las 8 de la noche, que han estado en los últimos seis meses al aire  ha respetado el horario de transmisión respecto a la clasificación asignada por RTC.

“Si esto sucede con los canales que tenemos actualmente, ¿cómo garantizar que con la aparición de nuevas cadenas, con más canales con la TDT se terminará la anarquía de contenidos?”, advirtió Francisco González.

La autorregulación de los contenidos debería evitar esto, sin embargo en nuestro país es un ejercicio con resultados incipientes. La industria debe llegar a establecer códigos, normas, educación y acciones eficaces que logren reflejar en los productos que ofrecen el resultado de una autorregulación confiable y accesible para el público. Sin dicha autorregulación, quedan debilitadas las intenciones de quienes ven en este camino la vía libre y democrática hacia la calidad.

En la discusión de las telecomunicaciones se debe introducir también cuáles son los modelos idóneos para impulsar una autorregulación a nuestra medida y que tome en cuenta la participación efectiva del público.

La ley tampoco hace énfasis en la participación de los ciudadanos o el fomento de audiencias críticas que encuentren ventanas adecuadas para su expresión y propuestas.  Las audiencias más desarrolladas exigirán siempre contenidos con mayor inteligencia, socialmente útiles y progresivamente más educativos. Audiencias empobrecidas, retroalimentan el ciclo de contenidos mediocres, insulsos y hasta nocivos.

Para enfatizar la relevancia de que el tema de contenidos sea tomado en cuenta en la discusión de la reforma, los especialistas compartieron algunas cifras que ejemplifican la exposición de la sociedad mexicana al impacto de los medios masivos, entre ellas:

-          94.7 % de hogares mexicanos cuentan por lo menos un televisor.

-          4.45 horas se dedica en promedio a ver televisión en nuestro país, esto es más de 28 horas a la semana.

-          Hay niños que se exponen hasta 8 horas frente al televisor.

-          Según datos de la OCDE los niños pasan en la  escuela 562 horas anuales contra  1569.5 horas anuales frente al televisor.

-          46% de las mamás trabajan fuera del hogar por lo que los niños se exponen a la televisión sin ninguna supervisión.

“La televisión y la radio son el referente más cercano y presente en la población.  Los datos demuestran que estos medios llegan prácticamente el 100% de la población.  Los niños se exponen 3 veces más a la televisión que a las horas de clase. Lo que en los medios se ve y se dice forma para muchos el único referente de información y entretenimiento”, comentó el Presidente Ejecutivo de AFM.

SONY DSC

Por ello, los especialistas hicieron énfasis en que una mayor competencia en este sector estratégico para el desarrollo del país debe redundar en beneficios concretos para la ciudadanía, que debe ser, la legítima beneficiaria de los bienes públicos concesionados. La reforma, coincidieron, es una oportunidad para saldar la deuda que se tiene con el público ante la baja calidad de contenidos.

“Como público vemos en esta reforma la oportunidad de mejorar sustancialmente los contenidos que recibimos principalmente de televisión, pues de poco serviría ampliar las ventanas y canales,  si los productos a recibir son pobres o de baja calidad como los que hoy encontramos en pantalla”, subrayó Francisco González.

Siendo la Voz del Público queremos promover un  debate con objetivo elevar la calidad de los contenidos. Debemos sepultar el pasado reciente, de los últimos 15 años, donde los contenidos se deterioraron visiblemente llegando a veces a extremos incomprensibles.

Debemos dar paso a una nueva época donde la competencia sea base para el desarrollo de una comunicación basada en el talento y en el ánimo de promover una ciudadanía que reciba información veraz, con propósito de bien y presentada con una finalidad que apoye la educación y la cultura del público.

Urge abandonar el paradigma que parece afirmar que el objetivo central de la industria de la comunicación es impactar al mayor número de receptores, a cualquier costo y con ánimo de lucro.  Los nuevos esquemas deberían afirmar la consistencia entre una industria exitosa en sus resultados económicos, ligada a un servicio que ofrezca bienes públicos a la sociedad, un aumento progresivo de la convivencia solidaria y estímulos culturales arraigados a una nación que requiere elementos constructivos para su progreso.

 

El Universal: Piden a Congreso debatir calidad de contenidos en TV.

Captura de pantalla 2013-03-22 a la(s) 12.35.40

Captura de pantalla 2013-03-22 a la(s) 12.35.47

LA REFORMA AL SECTOR TELECOMUNICACIONES DEBE CONTRIBUIR A TENER CONTENIDOS DE MAYOR CALIDAD

REFORMA AFM   

  • La sociedad exhorta a los legisladores para que además de las consideraciones económicas, tengan como uno de los objetivos la implementación de estándares que impulsen mejores contenidos en los medios masivos de comunicación.
  • Esta reforma debe saldar la deuda que se tiene con el público ante la baja calidad de contenidos.
  • Confiamos en que una mayor oferta de contenidos, principalmente en televisión, repercuta en la generación de talento, mayor participación ciudadana y garantizando la formación de una opinión pública.

Estamos seguros de que una mayor competencia en este sector estratégico para el desarrollo del país -particularmente en el de los medios masivos de comunicación- debe redundar en beneficios concretos para la ciudadanía, que debe ser, la legítima beneficiaria de los bienes públicos concesionados a particulares.

Confiamos en que la discusión informada entre los legisladores que deberán debatir, complementar y aprobar esta importante iniciativa esté orientada a contribuir al bienestar general no sólo bajo consideraciones estrictamente económicas o de competitividad, sino también en cuanto a la oferta de contenidos que los eventuales nuevos participantes en este mercado ofrecerán a su audiencia.

Esta reforma debe saldar la deuda que se tiene con el publico ante la baja calidad de contenidos. Es una oportunidad, para dar un paso definitivo entre proteger y garantizar la libertad de expresión y el derecho de información como derechos humanos pues dependiendo de la calidad de los productos transmitidos en los medios masivos, se permite un correcto ejercicio o violación de los mismos.

Como  público vemos en esta reforma la oportunidad de mejorar sustancialmente los contenidos que recibimos principalmente de televisión, pues de poco serviría ampliar las ventanas y canales,  si los productos a recibir son pobres o de baja calidad como los que hoy encontramos en pantalla.

Esperamos que además de esclarecer las reglas de competencia, el nuevo órgano regulador cuente con la suficiente capacidad legal y técnica para supervisar los contenidos que se van a transmitir. En éste deberán participar instituciones o personas experimentadas que garanticen que se privilegie la calidad de los contenidos, y sobre todo la protección de los públicos vulnerables como niños y jovenes que se ven impactados con los mensajes de los medios.

Consideramos que la entrada en escena de nuevos jugadores no sólo debe reforzar al sector en términos financieros, sino también en la generación y encumbamiento de nuevo talento, que sea capaz de informar y entretener con calidad. Se trata no de abaratar más la oferta sino elevar el nivel del trabajo, la calidad de la producción, mejorar las tramas y temáticas, todo en beneficio de la ciudadanía.

Esta etapa podrá dar frutos y mensajes en los contenidos que eleven la capacidad de una armonía social, aspiraciones destacadas, un nuevo perfil de mexicano y por supuesto la omisión de productos anti-educativos y los que engañan o dañan la salud.

Si México aspira a ser uno de los principales actores en el concierto internacional debe contar con medios acordes a esta aspiración y exigencia; creemos que  el talento y la creatividad mexicana podrá competir con estandarés mucho más exigentes.

Queremos asimismo, ofrecer nuestra experiencia para participar activamente en las mesas de discusión, foros y consultas que los legisladores federales y locales, la Cámara de la Industria de la Radio y la Televisión y el propio gobierno federal tengan a bien realizar para complementar sus conocimientos sobre este sector.

A lo largo de 15 años, quienes formamos parte de A Favor de lo Mejor hemos mantenido un esfuerzo constante con el apoyo de nuestros aliados, para mejorar la calidad de los contenidos de los medios y promover que éstos, además de entretener e informar, contribuyan a la educación, la cultura y el desarrollo humano. Somos una organización que promueve la libertad de recepción, pues nos dedicamos a informar y proporcionar un instrumento ciudadano para que la población mexicana tome decisiones consientes de lo que quiere consumir en los medios.

A FAVOR DE LO MEJOR SOLICITA PARTICIPAR EN REFORMA DE TELECOM

México.- La Asociación A Favor de lo Mejor confió en que la reforma en telecomunicaciones permita una mayor competencia en beneficio para la ciudadanía, que debe ser, la legítima beneficiaria de los bienes públicos concesionados a particulares, y solicitó la oportunidad de participar en la discusión de la iniciativa Presidencial.

La organización, que aglutina empresas anunciantes y alrededor de 3 mil instituciones entre las que se encuentran escuelas, universidades, organizaciones sociales y de investigación, señaló que esta reforma debe saldar la deuda que se tiene con el público ante la baja calidad de contenidos televisivos que se transmiten hoy en día.

Al mismo tiempo, es “una oportunidad, para dar un paso definitivo entre proteger y garantizar la libertad de expresión y el derecho de información como derechos humanos pues dependiendo de la calidad de los productos transmitidos en los medios masivos, se permite un correcto ejercicio o violación de los mismos”, señaló.

En este contexto, la Asociación ofreció su experiencia para participar activamente en las mesas de discusión, foros y consultas que realicen los legisladores federales y locales, la Cámara de la Industria de la Radio y la Televisión y el propio gobierno federal, para complementar sus conocimientos sobre este sector.

Señala que a 15 años de existencia, quienes forman parte de A Favor de lo Mejor han mantenido un esfuerzo constante para mejorar la calidad de los contenidos de los medios y promover que éstos, además de entretener e informar, contribuyan a la educación, la cultura y el desarrollo humano, apuntó.

Por Martha Alicia Villela

Secciones: Telecomunicaciones

@Siete24Noticias

 

La competencia deseable, Enrique Serna

 

La competencia deseable

Por Enrique Serna

Las expectativas despertadas por la probable licitación de dos nuevas cadenas de televisión abierta, que todavía enfrenta obstáculos legales, por la tozuda resistencia de Televisa y TV Azteca a ceder parte de su mercado, deberían propiciar un debate nacional sobre la urgente necesidad de mejorar los contenidos de la televisión mexicana, que han caído en picada desde principios de los años noventa, cuando Salinas de Gortari privatizó Imevisión y se entabló una competencia por el rating en términos de capitalismo salvaje, sin la menor exigencia de calidad o decoro artesanal, que ha empobrecido a niveles infrahumanos las telenovelas, los programas cómicos y los noticieros de ambos consorcios.

Todavía en los años ochenta Televisa reclutaba a los mejores actores y directores del teatro universitario para elevar la calidad de las telenovelas. Así llegaron a la pantalla chica Humberto Zurita, Alejandro Camacho, Julio Castillo, Héctor Mendoza, Miguel Sabido, Carlos Téllez y Salvador Garcini, entre otros. Escritores importantes como Vicente Leñero, Eduardo Lizalde, Carlos Olmos y Hugo Argüelles incursionaron también en el género, porque los productores de antaño no creían que el talento literario estuviera reñido con el éxito. Por vergüenza profesional, cuando un actor, director o dramaturgo de renombre llega a la televisión, se esfuerza por hacer un trabajo digno para defender su prestigio, y eso redunda en beneficio del auditorio. Pero en las últimas décadas la televisión comercial ha cerrado sus puertas a todos los talentos que descuellan en otros ámbitos. Ahora los protagonistas de las telenovelas son muñecos de aparador improvisados como actores, los directores teatrales de valía jamás pisan un foro y  los productores creen erróneamente que el rigor literario solo produce fracasos.

 ¿Cómo frenar este proceso degenerativo, si las nuevas cadenas, en caso de operar bajo las mismas reglas del juego, abaratarían más aún la oferta televisiva? Si el nuevo gobierno de verdad quiere hacer algo bueno por la cultura mexicana, debería invertir los ingresos devengados por la nueva concesión en un mejoramiento sustancial de la televisión pública, para tratar de abrir los horizontes culturales del espectador y ofrecerle una opción de entretenimiento que no menosprecie su inteligencia. Gran Bretaña es la cuna del liberalismo económico, y sin embargo, desde el nacimiento de la televisión, todas las fuerzas políticas cerraron filas para impedir que el nuevo invento adulterara o degradara el gusto masivo. No pretendían estatizar la  naciente industria, pero entendieron que en manos mercenarias un medio tan poderoso podía envilecer gravemente la cultura popular. Incluso la televisión privada británica (la cadena ITV, nacida en 1954 para romper el monopolio de  la BBC) debe someterse a la supervisión de un organismo (la ITA: Independent Televisión Authority), encargado de regular las concesiones y poner trabas a la explotación de la pereza mental. Por supuesto, estas ataduras no significan que los gobiernos británicos censuren a la cadena privada. Tampoco utilizan la BBC como un vehículo de propaganda: se lo impide su carácter semiautónomo y la estricta imparcialidad de sus excelentes programas informativos.

En el país que tiene la mejor televisión abierta del mundo, la cadena pública, sostenida con una cuota anual pagada por el contribuyente, compite con los canales privados en todos los terrenos, no solo en el campo de los programas culturales, como sucede ahora en México, donde los canales 11 y 22 , ahorcados presupuestalmente, se limitan a pasar documentales, conciertos, tertulias políticas, semblanzas de intelectuales y artistas que el espectador promedio rechaza en forma automática. No propongo la desaparición de esas emisiones, pero los programas populares de la bbc han demostrado que el entretenimiento es el campo de batalla donde la televisión pública debe contrarrestar los efectos nocivos de la privada.

Por supuesto, en manos de una burocracia mafiosa, la televisión pública no serviría de nada. Pero si el gobierno ciudadaniza los consejos directivos de las televisoras públicas, siguiendo el modelo de la BBC, y se invierte lo necesario para que sus dos canales alcancen la cobertura nacional (según Mauricio Merino, dotar al 11 de esa cobertura costaría 1,200 millones de pesos, más o menos el  costo de la inefable Estela de Luz), el Estado podría elevar la calidad del entretenimiento para estimular la imaginación de un público sin opciones culturales. Como la competencia de la televisión pública seguramente arrebataría una porción considerable del auditorio a las cadenas privadas, quizás esto podría generar un círculo virtuoso que las obligara a renovar contenidos y a desmantelar los cotos de poder donde la mediocridad ha sentado sus reales.

La misión de la Televisión por Enrique Krauze.

La Misión de la Televisión

Por Enrique Krauze 

 

captura

La televisión no tiene poderes públicos, pero tiene al público, y eso es un poder. Por eso, la pregunta de nuestro tiempo es ¿cómo usar ese poder para beneficio de la sociedad? Los estados totalitarios tienen una respuesta sencilla: estatizarlo. Pero en los estados democráticos el problema, por fortuna, es más complejo.

Daniel Cosío Villegas creyó que el poder de la televisión podía usarse para fines de educación y cultura. Su Historia mínima de México fue, en el origen, un guión para televisión. Al final de su vida, Don Daniel apareció en varios programas con Lolita Ayala y Miguel Sabido comentando el escenario internacional. Octavio Paz creyó también en la posibilidad de orientar el poder de la televisión hacia la cultura. En el noticiero 24 Horas, de Jacobo Zabludovsky, Paz fue el precursor del comentario editorial que ahora se ha vuelto común. Y a lo largo de casi veinte años, Paz encabezó varios proyectos de alta calidad intelectual que tuvieron, además, un rating respetable: la serie “Encuentros”, la serie “México en la obra de Octavio Paz”, el “Encuentro Vuelta: La experiencia de la libertad” y finalmente el “Encuentro Vuelta: Los usos del pasado”. Luego de su muerte, muchos de quienes lo criticaban por aparecer en la televisión lo imitaron. La televisión puede ser también un espléndido vehículo de difusión histórica, como demostraron antes que nadie las telenovelas de Ernesto Alonso y Fausto Zerón Medina. Los documentales de Clío, que desde 1998 hasta hoy se han trasmitido por Canal 2, son -quiero pensar- otro ejemplo de que la televisión puede llevar la atención del público a temas de la vida nacional que no son noticia cotidiana.

Se dice que la vocación de la televisión es entretener. Puesto así el asunto parece sencillo, pero se complica según los contenidos. Los más violentos, degradantes, transgresivos (para no hablar de los simplemente vacuos) pueden ser “entretenidos”, pero hacen daño a la sociedad. Por eso Karl Popper -el filósofo liberal más influyente del siglo XX- sostenía que, por la naturaleza de su “producto”, la televisión requería de una reglamentación. Sería deseable -agregaba- que los medios electrónicos adoptaran públicamente un código autoimpuesto de ética, y crearan un instituto que emitiera licencias revocables en caso de violación (Karl Popper: La televisión es mala maestra, Fondo de Cultura Económica). En el mismo sentido, sería también muy sano que la televisión privada mexicana tomara la iniciativa de abrir un debate crítico y autocrítico sobre todos sus contenidos, y explorara seriamente la manera de mejorarlos atrayendo la creatividad de muchos jóvenes egresados de carreras de comunicación. Un concurso abierto de guiones para series de televisión, programas de concurso y hasta programas cómicos sería un primer paso.

La televisión nació con el PRI, y no para servir al público, sino al poder. Al parecer, lo primero que transmitió fue un informe presidencial. Su verdad era la verdad oficial. No había lugar para la oposición, el debate o el documental histórico y político. El cambio sobrevino a cuentagotas.

En 1990, Mario Vargas Llosa denunció “la dictadura perfecta” en el marco del “Encuentro Vuelta”, trasmitido por Televisa. Los hechos dramáticos de 1994 se abrieron paso en la pantalla. En 2000, el noticiero de López Dóriga dio inicio a “En opinión de…”, espacio plural y abierto a todas las voces del espectro político, incluidos Carlos Monsiváis, Carlos Montemayor y (de entonces hasta ahora) Elena Poniatowska. El mismísimo subcomandante “Marcos” salió en la pantalla del Canal 2, entrevistado por Julio Scherer. Algo similar ocurrió en Televisión Azteca y en Canal Once. Aparecieron o se consolidaron programas de discusión: “La Entrevista con Sarmiento”, “Primer Plano”. Los noticieros comenzaron a producir reportajes sobre temas que habían sido tabú. Y fue entonces también cuando se trasmitió el primer programa de Clío, con escenas del 68 nunca antes vistas en televisión.

Durante el sexenio de Fox, la televisión privada abrió sus espacios a la oposición, no sólo en los tiempos de cobertura sino en la filiación abierta de algunos de sus comentaristas. Conforme se aproximaron las elecciones del 2006, la izquierda tuvo una presencia mayor: en el 2006, el número de menciones en radio y televisión de la Coalición por el Bien de Todos (encabezada por Andrés Manuel López Obrador) fue de 51,318; el PAN tuvo 39,243 y el PRI 43,467. Pero el candidato del PRI tuvo la ventaja de muchas apariciones formalmente no electorales mientras fue gobernador del Estado de México, como las tuvo antes López Obrador, mientras fue jefe del Gobierno del Distrito Federal.

¿Cumple la televisión con su responsabilidad social? Sobre este tema, sigo sosteniendo lo que escribí hace nueve años: “la televisión no ha estado a la altura de los tiempos… ha relegado uno de sus deberes fundamentales, sobre todo en un país atrasado y pobre como México: el deber de educar y formar opinión” (“Para salir de Babel“, Letras Libres 65, mayo de 2004).

No se trata, por supuesto, de que la televisión tome el lugar de la SEP o que deje de producir programas de alto rating. Se trata, eso sí, de que asuma mejor su responsabilidad cívica produciendo contenidos de alto nivel, programas perdurables y reconocidos internacionalmente, como las series que ahora revolucionan la TV en Estados Unidos, Inglaterra, España y Brasil. Y se trata también de propiciar la cultura democrática en México. Sobre este punto, en el mismo texto, escribí: “La televisión podría ser un foro espléndido para que los actores de la vida pública y los ciudadanos en general (estudiantes, académicos, empresarios, militares, religiosos, obreros, campesinos) debatan (no sólo conversen) sobre los temas urgentes de nuestra agenda pública”. En México, los debates son una alternativa inexplorada y pueden ser una gran escuela de tolerancia y civilidad. De entonces a acá hay avances (en los programas de Foro TV, en Canal 11) pero los verdaderos debates, con público abierto, siguen inéditos.

¿Podrá mejorar la calidad de los contenidos a través del mercado? En lo personal, pienso que la competencia es una condición necesaria pero no suficiente para lograrlo. El escritor Enrique Serna (autor de series memorables de televisión) sugiere que sea la televisión pública la que enfrente el desafío de hacer programas comerciales de alto rating y calidad que compitan con los privados (“La competencia deseable”, Letras Libres, febrero, 2013). Por su parte, Gabriel Zaid publicó una propuesta (“La tercera cadena“, Reforma, 26 de febrero de 2012) con la idea de que la licitación de las futuras cadenas tenga un sentido cultural: que el público abierto pueda tener acceso a mejores contenidos, aunque no sean muy taquilleros. Tiene en mente una especie de BBC o PBS.

Para muchos millones de mexicanos, la televisión abierta no es una opción: es la única opción. Las licitaciones anunciadas por el Presidente el 1 de diciembre deben tener en cuenta a ese público cautivo, y ofrecerle una mejor ventana al mundo. Esa, me parece, es la misión de la televisión.

LA REFORMA AL SECTOR TELECOMUNICACIONES DEBE CONTRIBUIR A TENER CONTENIDOS DE MAYOR CALIDAD

  • La sociedad exhorta a los legisladores para que además de las consideraciones económicas, tengan como uno de los objetivos la implementación de estándares que impulsen mejores contenidos en los medios masivos de comunicación.
  • Esta reforma debe saldar la deuda que se tiene con el público ante la baja calidad de contenidos.
  • Confiamos en que una mayor oferta de contenidos, principalmente en televisión, repercuta en la generación de talento, mayor participación ciudadana y garantizando la formación de una opinión pública.México DF, a 19 de marzo del 2013. La Asociación A Favor de lo Mejor celebra la iniciativa de Reforma en materia de Telecomunicaciones presentada por el Presidente Enrique Peña Nieto ante la Cámara de Diputados, con el consenso de los integrantes del Pacto por México.Estamos seguros de que una mayor competencia en este sector estratégico para el desarrollo del país -particularmente en el de los medios masivos de comunicación- debe redundar en beneficios concretos para la ciudadanía, que debe ser, la legítima beneficiaria de los bienes públicos concesionados a particulares.

     

    Confiamos en que la discusión informada entre los legisladores que deberán debatir, complementar y aprobar esta importante iniciativa esté orientada a contribuir al bienestar general no sólo bajo consideraciones estrictamente económicas o de competitividad, sino también en cuanto a la oferta de contenidos que los eventuales nuevos participantes en este mercado ofrecerán a su audiencia.

     

    Esta reforma debe saldar la deuda que se tiene con el público ante la baja calidad de contenidos. Es una oportunidad, para dar un paso definitivo entre proteger y garantizar la libertad de expresión y el derecho de información como derechos humanos pues dependiendo de la calidad de los productos transmitidos en los medios masivos, se permite un correcto ejercicio o violación de los mismos.

     

    Como público vemos en esta reforma la oportunidad de mejorar sustancialmente los contenidos que recibimos principalmente de televisión, pues de poco serviría ampliar las ventanas y canales, si los productos a recibir son pobres o de baja calidad como los que hoy encontramos en pantalla.

     Leer completa >> Terra Economía

     

    Síguenos en Twitter: @TerraEconomiaMX

¿Se vale educar en vacaciones?

Llega la Semana Santa y, con ella, el periodo vacacional de DOS SEMANAS previo a la última etapa del ciclo escolar. Los niños esperan su llegada inquietos en las aulas, y en casa lo único que quieren es disfrutar su tiempo libre olvidándose por completo de cualquier deber escolar, ¡y de manera muy merecida!

Sin embargo, ¿es lícito olvidarnos de la intención educativa con nuestros hijos por ser tiempo vacacional? Es importante tener muy presente que la labor educativa consiste en formarles en todos los ámbitos para que puedan desenvolverse como personas íntegras en todas las circunstancias de sus vidas. La educación no es sólo la instrucción que los chicos reciben en la escuela acerca de diferentes campos de conocimiento, y llevarla a cabo jamás debe ser una tarea aburrida, aunque siempre es exigente tanto para el educando como para el educador porque busca sacar lo mejor  de cada persona y ayudarle a superase. Esta semana santa puede ser el tiempo ideal para educarles en aspectos que, en otras épocas, es difícil que tengamos la oportunidad de hacerlo.

Uno de los entretenimientos más recurrentes en el que actualmente los chicos buscan utilizar la mayor parte de su tiempo son  los videojuegos (de cartucho, o en línea) y, obviamente, Internet. Es necesario tener presente que es un fenómeno natural: ellos son hijos de su tiempo y usan las herramientas que están a su disposición. Lo importante aquí es enseñarles que cuando usamos los medios de comunicación es necesario tener muy claro el propósito para el cual lo estamos utilizando y el tiempo que pretendemos dedicarle a conseguirlo. De esta manera nosotros seremos los dueños de nuestro tiempo y utilizaremos los medios para nuestros objetivos, siendo poco probable que nos dejemos manipular por ellos. Solo así de verdad somos libres al usarlos.

Programa educativo MIRE

 

Por otra parte, también es importante fomentar valores como la solidaridad, la fraternidad y el respeto, lo cual podemos hacer como padres usando los medios:

-        Con videojuegos que requieran al menos 2 participantes para que los hermanos jueguen juntos. Si es un juego de estrategia, mejor.

-        Organizando un torneo familiar de algún videojuego, donde los papás estén dispuestos a aprender los “trucos” que utilizan sus hijos.

-        Organizando una investigación familiar de algún tema que a todos les interese, de manera que puedan realizarla por turnos en Internet, o también en libros, periódicos, revistas, radio. Por ejemplo, que toda la familia investigue sobre la vida de alguna especie animal, y a final, ir juntos al zoológico o algún lugar donde puedan observarlo en vivo o, incluso, convivir con él.

Los hijos grandes, seguramente reclamarán algún tiempo para ellos y sus amigos: démosles la oportunidad, pero sin olvidar nuestra intención educativa: ¿van al cine?, ¿de paseo? Cerciórate de que vea películas y videojuegos  cuya clasificación sea adecuada a su edad, y cuando vuelva pídele que haga una “crítica profesional”, platicándole como le fue, si le gustó, si aprendió algo, qué fue lo que más le llamó la atención, y diciéndole si  recomendaría la película o no, y por qué. Y sobre todo, en lo posible, ¡abstente de regañarle o de criticar! Deja que platique libremente y, si hay algo sobre lo cual quieras llamar su atención, hazlo en privado a manera de reflexión. De esta forma además de disfrutar relajadamente de las vacaciones y fomentar la comunicación familiar y la confianza, terminarás con algunas opciones de entretenimiento para ti y sabrás qué hace y de qué habla tu hijo con sus amigos.

Recuerda, la labor educativa como papás, no tiene tiempo fuera ni vacaciones: cada momento es una oportunidad y los hijos tomarán nota mental, ya sea que nosotros lo hagamos de forma consciente o no. En lugar de convertirlo en algo agotador, disfruta haciéndolo de forma creativa y aprendiendo junto con ellos acerca de las maravillas de los medios.

 

NOTICIAS AFM:

-        A Favor de lo Mejor participó en el V Congreso de Civismo Digital, colaborando con la Alianza por la Seguridad en Internet (ASI) en la impartición del taller “Manejo de Medios en el hogar”. Felicitamos a la ASI por su éxito en el Congreso y nos congratulamos del convenio de colaboración firmado entre nuestras instituciones.

-        Si te interesa alguna plática sobre medios de comunicación en tu escuela, conocer e implementar el programa MIRE, o colaborar con la Asociación en la promoción de sus actividades, te invitamos a nuestras capacitaciones.      Para más informes comunícate al 5545 1274 ext. 108 y 110.

RECOMENDACIONES :

Cine en casa: La cristiada

Cine de estreno:

Niños: Jack el cazagigantes

 

Adultos: Los miserables 

 

 Videojuegos para toda la familia:

Buzz- el multiconcurso

- Just Dance 2

 

Consulta los estrenos- Guía de Cine

 

Te compartimos la  guía de cine  medio por el te ofrecemos  la información a detalle  sobre los contenidos que están en pantallas, como un referente para que puedas elegir mejor lo que quieres ver.

Consulta los Estrenos

en la Guía de Cine

observamedios.com

 

Los estrenos del 8 de marzo son:

- La Reina Infiel

- La Hija de mi mejor amigo

Para el 15 de marzo (que ya están en nuestro observamedios)

- Jack, El Cazagigantes.

 

 

guía reina y la hija 2